30/8/15

Tati, feliz de estar aqui!


Buenas! Es un honor para mi ser colaboradora en este blog! Es una gran alegría para mi compartir mi experiencia en la maternidad con ustedes y que Araceli me abra las puertas a sus hogares. Quiero que esta primera entrada sea especialmente para presentarme y contarles como llegue hasta aquí. 

Soy mami de un bebé que está por cumplir 7 meses. Un bebé muy buscado, tanto que al leer el "positivo" fue algo inesperado! 7 meses que no han sido fáciles! Desde la recuperación de la cesárea, pasar por los brotes de crecimiento, los primeros dientes, hasta entender el carácter de mi bebé. Pero si hay algo que aprendí con el estilo de vida del fitness es que nada de lo que es fácil realmente vale la pena. 

En la maternidad, todos los días son de aprendizaje. Los bebés no vienen con manuales y no son todos iguales, así como yo no soy como vos que me estas leyendo, quizás tengamos algunos gustos en común (como el porteo jeje) y quizás otros no. Bueno, así también son nuestros bebés. No podemos andar comparando a nuestro hijo con el de nadie más. Aprendí que eso no es sano y no es bueno. No debemos comparar el peso, ni el humor, ni la forma de dormir de nuestros bebés con otros. Todos somos seres únicos. Y en el día a día aprendemos a entender a nuestros bebés, sus gestos, sus llantos (si son de hambre, de pañal, o de sueño por ejemplo), y es por esto que siempre se dice que nadie más conoce mejor a su hijo que la madre. Y es que es así! Papis no se sientan desplazados! Es que la naturaleza lo quiso así, por algo nos dio el grandioso don de poder llevar una vida dentro de nuestro vientre. Y esta es la parte que más me costó entender de mi bebé. Yo soy su centro del universo. Yo soy su alimento, su calma, es a mi corazón al que está acostumbrado y soy lo que él necesita. Claro que se duerme con mi mamá y con mi marido, pero hay días que su todo soy yo. Al comienzo esto me pareció una locura, especialmente cuando otras mujeres me decían que su hijo/sobrino/nieto ya se dormía solo en la cuna desde el primer día, o que le dejaban en el carrito y se dormía sin problemas. No lograba entender que era lo que estaba haciendo tan mal. Si bien me leí todos los libros sobre el colecho y la lactancia, escuchar esa clase de comentarios lastimosamente nos hace dudar. Dudar de nuestros instintos y olvidarnos que somos mamíferos. Ya vieron en animal planet como se comportan los mamíferos? Como duermen? Como conviven? Fíjense y van a ver que duermen acompañados y conviven en manada. Las crías siempre con la madre. Y porque debemos comportarnos de otra forma?

Mi bebé no se dormía en la cuna por nada! No se quedaba en su carrito por nada! Llantos desesperados cada vez que lo intentaba y me frustraba muchísimo que se me diga que es "raro" porque yo me quedaba así cuando era bebé. Me hacían sentir como que mi hijo tenía algo malo. Casi 15 días no dormí, a veces tampoco podía comer porque me insistían en que debía dejarle para que se acostumbre y solo conseguía ponerme más triste al verle llorar. Entonces un día agarre mi Kunu'u... Santo remedio! Me impresionó como se relajó estando ahí y cuanto durmió. 

Conocí el porteo gracias a mi prima Gabi a la cual le estaré por siempre agradecida, ya que también me invitó al grupo de Mamá Canguro donde aprendí casi todo lo que hoy se sobre lactancia y el apego y también aprendí a buscar información en fuentes con aval científico. Al comienzo, les voy a hablar siempre con la verdad, tuve mis dudas. Solo después de leer los libros del pediatra Carlos Gonzalez pude ver que es una lógica. Más me enamoré del porteo cuando me di cuenta que eso era todo lo que mi bebé quiere, estar conmigo. Se sobre estimula fácilmente (como no con tanta estimulación que hay por todos lados!) y se relaja en el fular. Cuando tiene demasiado sueño y se pone nervioso porque no consigue dormir, le pongo en el fular y se duerme casi inmediatamente. Cuando le empezaban a salir los dientes quería mamar upa solamente, aprendí a darle el pecho en el fular y mi espalda esta muy agradecida! Hasta mi mamá se sorprendía. Ahora que ya estoy súper acostumbrada al nudo cruz envuelta, cada vez que salgo llevo mi Kunu'u y mi bebé es feliz ahí. Puede ver todo, dormir cuando quiera, comer cuando quiera sin problemas. 

Hoy en día cuando algo nos hace felices casi lo primero que hacemos es postear en las redes sociales. O no? Jaja y es así que posteo muchísimo sobre lactancia y subo varias fotos de mi bebé en su fular. Y así fue que Araceli se dio cuenta que esto es una pasión para mi y que  invito a varias amigas a probar el porteo cuando sus bebés se ponen demandantes. (Sobre esto voy a preparar una publicación aparte para no perderme en detalles y hacer esto muy largo.) Hace unos días le escribi para pedirle un fular y al día siguiente me sorprendió con esta propuesta! Yo feliz! Ya tengo 3 temas que estoy preparando sobre lactancia para compartir con ustedes.

Cuando subo fotos con el fular casi siempre me escriben al inbox a preguntarme si es difícil usarlo. La verdad? Nada a lo que no estamos acostumbradas es fácil. La primera vez que intenté ponerle en el fular estuve como 15 minutos y necesite la ayuda de mi mamá porque me dolía muchísimo el corte de la cesárea. Terminé toda sudada porque no sabía como sostenerle a mi bebé y me daba miedo como el se arqueaba hacia atrás. Pero lo logramos y él durmió feliz! Y yo más porque ya no estaba llorando. Creo que no existe algo más desesperante que el llanto de un bebé, y la sabia naturaleza hizo que esto sea así para que no les dejemos descuidados a nuestros bebés que nacen indefensos y no se pueden valer por si mismos. (Sobre esto pueden ver el documental en Netflix llamado "Secret Life of Babies"). Al darme cuenta que el fular era la solución vi todos los vídeos que nos etiqueta Araceli para ver cual nudo me era más fácil. Mi miedo era no ponerle en la posición ergonómica y que se lastime. Una de las veces que le puse empezó a llorar mares y le saque en seguida. Al día siguiente le escribí a Araceli y me respondió que necesito tenerle un poco más de paciencia ya que estaba bien puesto mi bebé en el fular según la foto que le mandé. Y fue tal cual. Todos los días le ponía un rato y cuando se ponía nervioso le sacaba de nuevo. Cada día más tiempo, hasta que ahora cuando ve el fular ya sabe que es paseo y noni jaja. 
El porteo me enseñó que la paciencia es una gran virtud que en la maternidad debemos cultivar día a día. Si estas pasando tiempos difíciles con tu bebé, tenés que saber que no estás sola. Muchas mamis estamos pasando por lo mismo que vos. No tengas miedo de pedir ayuda cuando sea que la necesites. Y no dudes que el Kunu'u ayuda muchísimo! 
Si tienen dudas sobre la lactancia, el apego o el colecho, pueden escribir en los comentarios y yo me encargo de hacer la investigación y presentarles todo en las siguientes publicaciones, ademas de compartir mi experiencia con estos temas. Siempre al final de mis publicaciones voy a incluir la bibliografía para que ustedes tengan una fuente de confianza. No soy especialista en lactancia que quede claro. Soy una mami que se ocupa, no se preocupa. Ante la duda siempre busco una respuesta y un no sé o un dicen qué para mi no son suficientes.
Gracias por leerme! Que tengan un hermoso inicio de semana!
Tati Ramos.

0 comentarios:

Publicar un comentario