24/9/15

Mi experiencia con la Copa Menstrual

Bueno, supongo que todas las que tenemos una buena experiencia con algo queremos compartirlo con otras personas para que puedan probar o al menos saber de lo que hablamos. Este es mi caso con la Copa Menstrual.

Primero que nada voy a explicar lo que es porque muchas no lo saben. Las copas menstruales son como su nombre lo dice unas copitas que están hechas de diversos materiales (silicona, latex elastómero medicinal), son una alternativa sana y sin riesgo de irritación y alergias a las toallas o tampones. 




La primera vez que me enteré sobre su existencia pensé “yo necesitaría un bidón o algo así”, ya que desde que le tuve a mi tercer hijo me baja muchísimo, pero muchísimo… La copita me pareció complicada de usar y pensé que no me daría abasto.

El tiempo pasó y para mí la llegada del ciclo resultaba bastante molesta. Por la intensidad del flujo los primeros días me decidí por los tampones, los grandes, los más absorbentes más las toallitas porque no llegaba a durarme 4 horas sin que haya alguna mancha indeseada. Solo los usaba para salir o los primeros dos días, pero nunca para dormir y siempre con el miedo al famoso Síndrome de Shock Toxico.
Un día, no sé ni por qué, empecé a leer sobre la “copa menstrual” en google, leí miles de experiencias y busqué aunque sea una negativa y no encontré. Todas las mujeres que lo usaban quedaban fascinadas y decían que no volvían a las toallitas nunca más. Me enteré también que las toallas que solemos usar son muy perjudiciales para nuestra salud porque están llenas de químicos, y que cuanto más delgadas son es peor, cosa que no tenía mucha idea.
Entre las experiencias que leí encontré las dificultades por las que pasaron estas mujeres. A algunas les costó ponerse, a otras quitarse… algunas tenían perdidas, pero siempre las repuestas de las más expertas en el uso era que en unos tres ciclos lograrían aprender perfectamente cómo se usa, que tengan paciencia y que no se asusten. Leí experiencias muy simpáticas, sobre todo porque sacarse no es como el tampón, no es estirar y sale, y es que no conocemos nuestro cuerpo como deberíamos y eso dificulta el proceso.

Me decidí a probar, porque realmente es muy incómodo seguir con la vida cuando te baja demasiado, mas con nuestro clima, te irritas, te tenés que higienizar a cada rato… es incómodo. Es un poco caro al principio, pero si te ponés a analizar todo lo que gastás en toallas higiénicas y que esta copita dura entre 5 y 10 años y que no necesitas nada más, creo que la inversión vale la pena.

Me llegó mi copita justo tres días antes del inicio de mi periodo. La primera vez me la puse perfecta, dicen que a los que usan tampones les es más fácil, bueno, no sé si fue mi caso o solo fue suerte de principiante, pero decían que era complejo ponerse y a mí me fue facilísimo. La dejé un poco “baja” porque tenía miedo que a la hora de quitármela fuera complicado, pensé que la sentiría de la misma forma que se siente un tampón, pero la respuesta es “no se siente nada”, pero literal “nada de nada”.
¡No se siente ni que te está bajando!, con razón dicen que se puede hacer ejercicios, correr, nadar y cualquier cosa. Me controlaba a menudo para ver si había perdidas pero nada… A las 4 horas me la intenté sacar, porque es lo que me dura el tampón. Eso sí fue una experiencia, ¡no estaba por ningún lado!... entonces me relaje y recordé las experiencias que leí, “la copita no se puede estirar, porque al estar desplegada crea un efecto de vacío, por más que se estire no va a salir así”, “la copa se despliega y se coloca en el lugar exacto”, “no te asustes, no hay otra salida, no se puede ir a ningún lado”, “hay que relajarse y hacer como si se estuviera pujando y la copa baja solita”… y haciendo lo que dicen que hay que hacer, salió fácilmente…. También creía que al salir se iba a derramar todo y no, al salir sale perfecto y no se derrama nada.


En síntesis, este es uno de los mejores inventos… te olvidas por completo de que estas menstruando y no hay limitaciones, podes hacer lo que quieras… ¡Yo les recomiendo que prueben!.

0 comentarios:

Publicar un comentario